Claves para evitar el estrés en un perro

Sí, nuestros amigos también sufren estrés. Se manifiesta por cambios repentinos en su comportamiento, por mostrar excesiva rigidez muscular, pérdida de pelo, jadeo excesivo, salivación, hiperactividad, lloriqueos…….. En la mayoría de los casos, el estrés tienen su raíz en situaciones que han vivido de cachorros. Por eso, es conveniente prevenirlas. Os damos cuatro tips para lograrlo.

Estrés por ruidos

Muchas de estas situaciones de estrés se generan por ruido que escucha a su alrededor. Por eso, es conveniente que cuando el cachorro tiene entre un mes y medio y tres meses, se exponga a ruidos que va a percibir en su vida diaria. Lo ideal es que lo haga de forma paulatina para familiarizarse con ellos. 

Estrés por movimientos rápidos a su alrededor

Las bicicetas, los vehículos o personas corriendo son elementos de nuestro entorno que forman parte del paisaje y a los que estamos habituados. Sin embargo, son agentes extraños para un perro. Van a una velocidad superior a la que ellos perciben habitualmente y sus movimientos son voluptuosos, bruscos y/o ruidosos. Por eso, es importante el contacto con el exterior desde pequeños. Si un perro vive por ejemplo en una casa con jardín y tiene poco contacto con el exterior de cachorro, salir a la calle puede ser un foco de estrés para él cuando se haga mayor. Mejor acostumbrarle.

Aglomeraciones de personas

Cualquier perro va a desenvolverse en situaciones en las que se concentran muchas personas. Pueden ser parques, bares, eventos…. En este caso, es fundamental ir poco a poco. Que vaya observando que es normal que a su alrededor existan aglomeraciones de personas. Puede empezar en reuniones con amigos en casas, luego en parques, paseando por calles transitadas y posteriormente entrando en recintos como bares. 

Cargas corporales o manipulación excesiva.

Hay pequeñas acciones cotidianas como ponerles un collar, colocarles la correa o ataviarles con un arnés que para nosotros pueden ser insignificantes pero que a ellos pueden generarles un gran estrés. Tened en cuenta que los perros nos perciben como un animal de gran tamaño y que al abalanzarnos sobre ellos para hacer cualquiera de estas acciones pueden vernos como un “peligro”. Por eso es importante que utilicemos complementos que se coloquen y se retiren con facilidad. El arnés Jostedal está pensado en esa clave; se pone y se quita fácilmente y evita esas situaciones de estrés que pueden llevar a que cada salida de casa sea un suplicio. Nuestro perro se pone nervioso, se altera y tira de nosotros. Facilitando este movimiento se reduce el estrés y su comportamiento se normaliza.

Vista nuestra tienda para conocer más del Arnés Jostedal.

 

Gobak to the origin.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.